Barcelona despide a Víctor Valdés, entrenador del equipo juvenil

Una fuerte discusión con Patrick Kluivert, jefe de la cantera, ha sido el detonante.

Acaba de comenzar el otoño y Víctor Valdés ya no es entrenador del Juvenil A del Barcelona. Su aventura en el banquillo apenas ha durado unos meses. La noticia, esperada, la ha hecho oficial el club azulgrana este lunes después de un fin de semana de reflexión tras una serie de acontecimientos que han precipitado el adiós del de L’Hospitalet. Franc Artiga, hasta ahora técnico del Juvenil B y en La Masia desde 2010, será su sustituto.

El caso Valdés explotaba el pasado viernes cuando el Barça anunciaba públicamente que apartaba al técnico del banquillo del Juvenil y dejaba su futuro en el aire. El motivo no era otro que la fuerte discusión que había mantenido con Patrick Kluivert, director del fútbol base, en presencia también de Jordi Roura, secretario técnico del fútbol formativo, y Aureli Altimira, responsable del fútbol 11.

El choque con Kluivert es sólo la punta del iceberg de una trayectoria marcada por las desavenencias y que ha acabado de la peor manera posible. A pesar de ser una leyenda en el Camp Nou, no en vano está considerado por muchos como el mejor portero de la historia del Barça, Valdés se fue por la puerta de atrás del primer equipo en 2014. Sus méritos deportivos le volvieron a abrir la puerta del club este verano, cuando Bartomeu le concedió el deseo de sentarse en el banquillo del Juvenil A, pero de nuevo ha tenido un adiós ciertamente escabroso.

Acaba de comenzar el otoño y Víctor Valdés ya no es entrenador del Juvenil A del Barcelona. Su aventura en el banquillo apenas ha durado unos meses. La noticia, esperada, la ha hecho oficial el club azulgrana este lunes después de un fin de semana de reflexión tras una serie de acontecimientos que han precipitado el adiós del de L’Hospitalet. Franc Artiga, hasta ahora técnico del Juvenil B y en La Masia desde 2010, será su sustituto.

El caso Valdés explotaba el pasado viernes cuando el Barça anunciaba públicamente que apartaba al técnico del banquillo del Juvenil y dejaba su futuro en el aire. El motivo no era otro que la fuerte discusión que había mantenido con Patrick Kluivert, director del fútbol base, en presencia también de Jordi Roura, secretario técnico del fútbol formativo, y Aureli Altimira, responsable del fútbol 11.

El choque con Kluivert es sólo la punta del iceberg de una trayectoria marcada por las desavenencias y que ha acabado de la peor manera posible. A pesar de ser una leyenda en el Camp Nou, no en vano está considerado por muchos como el mejor portero de la historia del Barça, Valdés se fue por la puerta de atrás del primer equipo en 2014. Sus méritos deportivos le volvieron a abrir la puerta del club este verano, cuando Bartomeu le concedió el deseo de sentarse en el banquillo del Juvenil A, pero de nuevo ha tenido un adiós ciertamente escabroso.

Durante la pretemporada ya se podía empezar a intuir que Valdés no iba a ser un técnico como los demás. A pesar de estar al cargo de un equipo del fútbol base, su carácter seguía siendo el mismo. Retiró al equipo de un torneo amistoso en Holanda para “proteger la salud” de sus futbolistas. Después, en su debut oficial como local era expulsado por insultar a un juez de línea. Y en los últimos días, se quejaba por no poder jugar más partidos en el nuevo estadio Johan Cruyff.

Todos estos incidentes salieron a la luz pública pero a nivel interno las cosas no iban mucho mejor encaminadas. Sus encontronazos con los responsables de la cantera eran continuos. Valdés no aceptaba las indicaciones sobre los sistemas de juego ni sobre la manera de distribuir los minutos entre ciertos futbolistas. Más allá de las opiniones futbolísticas, las formas nunca eran las mejores por parte del técnico, una manera de actuar que explotó el viernes con Kluivert y que ha acabado siendo su sentencia.

Valdés, que ganó 21 títulos como futbolista azulgrana, deja al Juvenil A segundo clasificado por detrás del Zaragoza en el grupo 3 de la División de Honor tras cinco jornadas, en las que ha cosechado cuatro triunfos y un empate. En cambio, en la UEFA Youth League, sus dos derrotas ante Dortmund e Inter dejan casi imposible el sueño de alcanzar una nueva final four de la Champions juvenil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *